Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Web Oficial
Free Wi-Fi
Mi reserva
RESERVAR
Mejor precio garantizado
RESERVA AHORA
+
Fecha
habitaciones
Adultos:
Niños:
2 habitaciones
* menores de 12 años
+ Añadir habitaciones
Código promoción
Fecha de la reserva
Adultos
Niños*
Habitación 1
x
Añadir habitación
Turismo
The Bohemian Place
Aveiro
Descubre algunas de las ciudades con más encanto de Portugal desde The Bohemian Place.
Aveiro
Deambular por Aveiro es sumergirse en las aguas del Centro de Portugal. Conocida como la Venecia Portuguesa, la ciudad se deja dominar tranquilamente por la Ría de Aveiro, descrita por Saramago como un "cuerpo vivo que une la tierra al mar como un enorme corazón". Embarca en un moliceiro y recorre los canales de la ría, observa las casas Arte Nova que decoran los márgenes o descúbrelas en cada detalle. Si prefieres, aventúrate a solas al volante de una BUGA, las bicicletas gratuitas disponibles por el municipio, que son todo lo que necesitas para desplazarte en Aveiro.

De vuelta al centro de la ciudad, recobra fuerzas con las delicias regionales. Si la hora del almuerzo está cerca, prueba en una caldereta de anguilas o en un carnero a la “lampantana”. O bien déjate perder entre los deliciosos dulces regionales, donde los huevos y el azúcar hacen magia, y deja que los “ovos moles” despierten tu paladar como si fueran trozos de oro dulce.
Ovos Moles
Conocer a Aveiro y no probar los “ovos moles” es pecado. Este dulce típico de la región, heredado de las tradiciones de los conventos femeninos aveirenses, gana forma con la mezcla indulgente de huevos y azúcar, hecha con los saberes de la tradición. La proximidad de la ría y los elementos del mar inspiraron las dulces, que con su toque mágico crean finas capas de hostia en forma de conchas, peces o almejas para envolver la masa voluptuosa de color dorado. Los “ovos moles” de Aveiro fueron el primer producto de la confitería portuguesa distinguido con la denominación de Indicación Geográfica Protegida, atribuida por la Unión Europea.
Arte Nova (Art Nouveau)
Es en el centro de Aveiro, en torno al Rossio y a las casas donde puede probar los deliciosos “ovos moles”, donde se encuentra un conjunto de interesantes edificios Arte Nova (Art Nouveau). Las fachadas, donde no son raros los elementos en hierro forjado y la piedra labrada, se desdoblan en arcadas y balcones con vidrieras. La decoración recorre columnas, rodea ventanas y puertas y enmarca ventanas circulares y paneles de azulejo. Distinguida como la ciudad-museo del “Arte Nova” en Portugal, Aveiro es miembro de la "Réseau Art Nouveau Network" junto a Barcelona, Bruselas, Budapest, Glasgow, Helsinki o La Habana. Ven a descubrir el encanto de este período delicado y seductor del arte del siglo XX haciendo una visita guiada a pie por la Ruta del Art Nouveau, un recorrido concebido para ayudar a identificar todos los edificios y monumentos.

No olvides visitar tampoco la Fábrica da Vista Alegre, la más internacional de las porcelanas portuguesas, y el Campus Universitario de Aveiro, un verdadero museo de la arquitectura portuguesa contemporánea al aire libre, donde se encuentran obras de Siza Vieira, Souto Moura, Alcino Soutinho, Carrilho da Graça y Gonçalo Byrne.
Ría de Aveiro
La ría conquistó Aveiro convirtiéndose en su corazón. Es lo que identifica a la ciudad dándole luz y vida, y la que marcó de forma permanente las tradiciones locales. En Aveiro todo vive alrededor de estos 47 kilómetros de agua dispuesta paralelamente al mar. Es la ría, un espejo de plata que refleja el color de los barcos moliceiros y las casas Art Nouveau, la que vuelve seductor y único el encanto de Aveiro.

Además de los paseos a bordo de un moliceiro, la Ría de Aveiro te ofrece muchas otras actividades. Puedes optar por los deportes de mar y aventurarte con el windsurf o el kitesurf, o dejarte seducir por el singular paisaje aveirense visto desde el cielo, con un viaje aéreo sobre la ría. También tienes la posibilidad de alquilar una BUGA, las Bicicletas Acuáticas de la Ciudad de Aveiro, para dar un paseo relajante entre el Lago da Fonte Nova y la Capitania.

La ría de Aveiro es un paraíso para los amantes de la observación de aves. Existen varios hábitats importantes para la nidificación de aves acuáticas, donde destacan las salinas, sistemas lagunares y dunas como es el caso de la Reserva Natural de las Dunas de S. Jacinto, con importantes concentraciones de aves, sobre todo en otoño e invierno.

Este sitio alberga regularmente 20.000 aves acuáticas con importantes congregaciones de negrón común (Melanitta nigra) y de aves limícolas (sobre todo, el correlimos común, Calidris alpina).
En las proximidades
Baja hasta la Costa Nova y déjate conquistar por este colorido espacio de la costa portuguesa. Esta playa es característica por sus casas de madera rayadas de blanco y colores fuertes, recuerdo de los antiguos pajares que servían de almacén y abrigo a los hombres del mar. Si estás en la Costa Nova no dejes de visitar el Mercado del Pescado. Este es uno de los pocos mercados donde el marisco que se acaba de pescar en la ría es cocinado en el momento, garantizando su frescura y sabor. Así, puedes adquirir el marisco ya cocinado y comerlo mientras descansas en el muelle de los pescadores.

Al lado, en la playa de la Barra, se alza imponente el Faro de la Barra, el más alto de Portugal. Todos los miércoles por la tarde se pueden subir los casi 200 escalones del faro y quedar deslumbrado con sus vistas.
Bacalao
Nuestro viaje comienza en la ciudad de Ílhavo, situada a 8 km de Aveiro. Esta ciudad posee una enraizada tradición marítima donde el bacalao se convierte en uno de los principales atractivos. Su Museo Marítimo es un verdadero icono de la arquitectura, diseñado por la prestigioso dúo de arquitectos Nuno Mateus y Pedro Mateus, también nominado para el Premio Mies van der Rohe en 2003. El Museo Marítimo de Ílhavo cuenta la historia de la pesca en alta mar en Terranova y en Groenlandia, así como en la ría de Aveiro. El Aquário de Bacalhaus tampoco te lo puedes perder.
Navio-Museu Santo André
El Navio-Museu Santo André pertenece al Museo Marítimo de Ílhavo. Este arrastre formó parte integrante de la flota portuguesa de pesca del bacalao y fue construido en 1948 en Holanda. El Navio-Museu Santo André tiene 71,40 m de largo y fue totalmente renovado y convertido en un museo.
Vista Alegre
En el complejo fabril de Vista Alegre podrás visitar el palacio, la Capilla de Nuestra Señora de la Penha de Francia, el Barrio da Vista Alegre y el Teatro.

Visitar la Fábrica de Vista Alegre es entrar en un mundo que guarda los secretos de la fabricación centenaria de la porcelana más internacional de Portugal. Recorre el espacio y acompaña todo el proceso de creación de algunas de las más emblemáticas piezas de porcelana portuguesa, desde la composición de la pasta hasta la cocción final. Ven a conocer la escuela de pintura que, a lo largo de la historia de la fábrica, ha servido de base tanto en la formación de muchos jóvenes artistas como en la preservación de la tradición de excelencia. En el área de Manufactura podrás comprobar el motivo por el cual la técnica de pintura a mano distingue de forma excepcional a Vista Alegre, siendo esta una de las pocas industrias que mantiene mano de obra especializada y cualificada en trabajo exclusivo para la producción de sus piezas.